COMUNICADOS

El Consejo General de Colegios Veterinarios de España desea manifestar su preocupación por la decisión de la empresa pública TRAGSA de proceder al despido de un importante número de profesionales veterinarios que ejercen su trabajo en el control sanitario de enfermedades animales, algunas de las cuales, como la tuberculosis y la brucelosis, pueden transmitirse a los humanos.

“Se ha creado una inflación de Facultades de Veterinaria inaceptable. Por eso solicitamos a las autoridades del Estado que no abdiquen de la regulación del sistema universitario y nos dirigimos a las autoridades autonómicas para que frenen una situación que se hace insostenible y degradará las condiciones sociolaborales de sus profesionales veterinarios”, manifestó esta mañana el presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios, Juan José Badiola, al comentar en conferencia de prensa los rumores sobre proyectos de apertura de nuevos centros en España.

España peninsular, islas Baleares e islas Canarias están libres de la enfermedad de la rabia, una zoonosis que afecta a los mamíferos, incluídos los seres humanos.