FESVET y los promotores de la protesta presentan ante los medios de comunicación la convocatoria de la manifestación veterinaria del próximo 17 de noviembre

DURANTE UNA RUEDA DE PRENSA CELEBRADA EN LA SEDE DEL CGCVE

FESVET y los promotores de la protesta presentan ante los medios de comunicación la convocatoria de la manifestación veterinaria del próximo 17 de noviembre

FESVET
De izquierda a derecha: Carlos Nunes, veterinario clínico. Luis Díez (FESVET) Pilar Pérez (Veterinaria clínica). Juan Carlos Alonso presidente de FESVET. Belén Ruano. (Veterinaria clínica). Manuel Martínez (FESVET).
FESVET
MANIFESTACIÓN 17 NOVIEMBRE

MANIFESTACIÓNLa Federación de Sindicatos Veterinarios (FESVET) y los promotores de la movilización 17 N presentaron hoy durante una rueda de prensa celebrada en la sede del CGCVE en Madrid la convocatoria de manifestación a la que están llamados los profesionales de la veterinaria para el próximo 17 de noviembre en la Puerta del Sol madrileña. FESVET y los impulsores del 17N reclaman al Gobierno que surja de las urnas el próximo día 10 de noviembre que aborde el reconocimiento real de la condición de profesionales sanitarios de los veterinarios, formando parte del Sistema Nacional de Salud (SNS) con todas las consecuencias que de ello se derivan, al igual que otros profesionales como farmacéuticos o médicos. “Somos conscientes de que la salud de las personas depende de la salud animal y de la salud medioambiental hasta el punto de que el 60 por ciento de las infecciones que sufren los humanos, provienen de los animales. El domingo 17 de noviembre convocamos una manifestación en Madrid a las 12:00 horas que transcurrirá desde la Puerta del Sol hasta la sede del Ministerio de Sanidad en el Paseo del Prado”, han manifestado ante los medios antes de exponer los puntos del argumentario de la movilización:

>PROFESIÓN SANITARIA

La Veterinaria se define como una profesión sanitaria junto con Medicina, Odontología o Farmacia, tal como se recoge en la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de Ordenación de las profesiones sanitarias, pero en la práctica no tiene esta consideración. Es esencial en la protección de la salud de las personas y solo se puede desarrollar en todo su potencial para prevenir la enfermedad de la población y garantizar la seguridad alimentaria desde dentro del SNS, con una integración plena. Cualquier otro modelo limita la gran capacidad de la profesión veterinaria para desarrollar sus competencias en prevención y protección de la salud pública comunitaria.

Inicialmente los veterinarios estaban integrados en el SNS en tareas coordinadas de prevención y control de la salud pública, pero tras el traspaso de competencias sanitarias a las Comunidades Autónomas sólo un mínimo porcentaje de profesionales está ligado a alguna de las administraciones. El resto, la mayoría de los 30.000 profesionales que ejercen en España, trabajan en condiciones de precariedad, con falta de medios humanos y materiales o en condiciones de excesiva presión fiscal y, en demasiadas ocasiones, de falta de respeto profesional, de manera muy diferente a las de sus colegas de otros ámbitos sanitarios.

Los veterinarios recuerdan que su papel es fundamental en el triángulo “animales, hombres, enfermedades” con la finalidad de preservar “una sola salud” porque según los datos publicados en común por las organizaciones internacionales FAO,  OIE y OMS  el 60% de los patógenos que afectan al hombre es de origen animal; el 75% de los patógenos llamados “emergentes” también se deriva de los animales (caso del ébola por ejemplo) y el 80% de los patógenos presenta un interés para el bioterrorismo, como aquellos virus que afectan a animales y están disponibles en países en que la enfermedad es endémica con el riesgo de que se liberen deliberadamente (por ejemplo la fiebre aftosa). Los veterinarios somos quienes, coordinados con otros sanitarios, como médicos y farmacéuticos, pueden prevenir y controlar la salud animal y los alimentos que se van a consumir, de modo que se pueda garantizar la salud pública.

A pesar de esta falta de reconocimiento, desarrollan una profesión sanitaria por Ley, atendiendo al bienestar animal, controlando el ganado en una explotación, realizando la supervisión en un matadero, atendiendo animales en una clínica veterinaria o inspeccionando el proceso de producción de una industria de alimentación.

>REIVINDICACIONES DE LOS VETERINARIOS CLÍNICOS

Los centros clínicos veterinarios, pese a realizar una importante labor en salud pública, no están reconocidos como centros sanitarios de pleno derecho, lo cual acarrea consecuencias negativas para la salud de las personas y el bienestar animal. Paradójicamente, el veterinario que trabaja en una clínica privada es de hecho un profesional sanitario, pero la clínica no figura en el Real decreto de centros y servicios sanitarios. Ello supone, por ejemplo, que no tengan un IVA reducido como los centros sanitarios reconocidos, sino que alcanza el 21 por ciento. Entre las reivindicaciones de los veterinarios clínicos figura la reducción al 8-10% o la exención del IVA; el permiso para dispensar medicamentos; la prohibición de la venta de medicamentos veterinarios online; la reglamentación nacional y clasificación de consultorios, clínicas y hospitales veterinarios y la regulación de la figura del veterinario de explotación. Demandan en este punto la preservación de un ejercicio libre de presiones con separación de las responsabilidades de ganadero y veterinario. Y entre diversas medidas, la unificación de criterios a nivel nacional para el control, entre otros, de la rabia e identificación de animales.

>REIVINDICACIONES DE LOS VETERINARIOS OFICIALES

Las peticiones de los veterinarios oficiales incluyen un aumento de plazas de funcionarios en el ámbito de la salud animal y la seguridad alimentaria en sus diferentes vertientes; consolidación del personal interino de acuerdo a la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE, así como más ofertas públicas que permiten reponer las plazas vacantes. Otro aspecto fundamental es la inclusión explícita en el artículo 550 del Código Penal de los veterinarios funcionarios como autoridades públicas ante situaciones de amenaza o agresiones, para mantener la libertad de ejercicio.

También se plantea el aumento de plazas de veterinario en la Gestión de Medio Ambiente en las distintas administraciones, así como el incremento de plazas veterinarias en el ámbito de la investigación pública y en los centros de investigación.

Para FESVET y los promotores de la manifestación del 17 N es básica la promoción de la Veterinaria de Salud Pública, incorporando estas competencias como prestaciones básicas dentro de la cartera de servicios del SNS y encuadrando a los Veterinarios Oficiales que las desarrollan como Facultativos Especialistas dentro de los Servicios Regionales de Salud, con el consecuente reconocimiento de la especialidad propia de Veterinaria de Salud Pública por el modelo de formación especializada en ciencias de la salud En cuanto a la enseñanza de la profesión, se considera preciso establecer un numerus clausus a nivel nacional ante el exceso de nuevos licenciados cada año.

Noticia
Contenido principal 2 columnas titular foto sin texto