La Asamblea General de la OCV aprueba la liquidación del presupuesto de 2019 por amplísima mayoría

LOS PRESIDENTES TAMBIÉN ACUERDAN REGULAR CON CRITERIOS OBJETIVOS LA CONCESIÓN DE AYUDAS A ACTIVIDADES GRACIAS A UNA NORMATIVA ESPECÍFICA

La Asamblea General de la OCV aprueba la liquidación del presupuesto de 2019 por amplísima mayoría

ASAMBLEA GENERAL
LIQUIDACIÓN CUENTAS

 

La asamblea general de presidentes de la Organización Colegial Veterinaria-OCV, celebrada ayer tarde por videoconferencia, aprobó la liquidación del presupuesto de 2019 por 36 votos a favor, uno en contra y seis abstenciones, y un nuevo reglamento interno para regular la concesión de ayudas y subvenciones de la OCV a colegios provinciales, consejos autonómicos, academias y facultades en actividades que fomenten el desarrollo de la profesión, con el fin de fijar unos criterios objetivos.

El consejero de asuntos económicos, Héctor Palatsi, presentó los datos de la liquidación del presupuesto de 2019, previamente examinados por un auditor de la empresa Gesaudit S.A. sin manifestar reserva alguna. “Los gastos se ajustan a lo presupuestado, los ingresos son constantes y no existe deuda neta”, indicó Palatsi, quien señaló tres hechos destacados: la constitución de la nueva junta ejecutiva permanente, la reestructuración de recursos humanos en personal de administración y la reforma de las oficinas de la planta quinta de la sede, para optimizar espacios.

Respecto a esta obra, explicó que era “necesaria para cambiar unas instalaciones obsoletas y vestir a la profesión”, al igual que prescindir de dos personas de administración para contar con un nuevo gerente en la organización, “un punto también sensible pero fundamental para modernizar la estructura administrativa de la OCV”.

Los ingresos en 2019 ascendieron a 3.798.581 euros, un 1,76% más de lo presupuestado, procedentes de cuotas (3.299.615 euros), venta de impresos (224.859 euros), subvenciones recibidas, ingresos financieros y los derivados de programas específicos, como cursos, receta electrónica y sistemas de cualificación. En este sentido, Palatsi explicó que durante 2019 fueron impartidos un total de 32 cursos con 3.836 alumnos asistentes.

Capítulo de gastos

En lo concerniente a los gastos, con un total de 3.645.195 euros, el capítulo de personal supuso 813.110 euros –más elevado que otros ejercicios a causa de la reestructuración administrativa-, a los que hay que añadir 862.000 euros en prestaciones sociales, como seguros, pensiones de orfandad y subvención de cuota a colegiados desempleados. El resto corresponden a servicios exteriores; programas específicos, ya sean temporales o permanentes; tributos y una partida para órganos de dirección entre dietas, gastos y gestiones de la junta ejecutiva permanente.

LA MEMORIA ECONÓMICA DE 2019 PUEDE CONSULTARSE AQUÍ

Existe además un epígrafe de ayudas económicas a entidades, que suma 205.000 euros, para el que la asamblea general ha acordado una nueva regulación a partir de un reglamento aprobado ayer, con 37 votos a favor y dos abstenciones. De esta manera, según ha afirmado la consejera Carmen López Burillo, se pretende establecer “criterios objetivos a la hora de conceder ayudas a colegios, consejos, academias, facultades o congresos en acciones en las que se fomente el desarrollo de la veterinaria, y al mismo tiempo se nos vea, evitando la imagen distante del Consejo General”.

En su informe de actividades del semestre, el presidente de la OCV, Luis Alberto Calvo, destacó la gravedad de la situación generada por el SARS-CoV-2, “una insidiosa zoonosis que ha trastocado todo en la sociedad y ha generado una situación inédita de incertidumbre”. Así, se han suspendido eventos como el encuentro hispano-marroquí de Córdoba, la jornada de sanidad animal de León o el congreso mundial taurino previsto para noviembre en Castellón.

Grupo de expertos

Calvo señaló que la plantilla de la OCV retorna gradualmente y con todas las medidas de bioseguridad al trabajo en la sede, ya se han registrados varios casos entre sus trabajadores, y resaltó la importancia de haber constituido en abril un grupo de expertos sobre la enfermedad y su relación con los animales domésticos, formado por cinco catedráticos, bajo el enfoque One Health.

Dentro de la relación con las administraciones públicas en estos momentos tan delicados, “en una crisis de muy difícil manejo”, el presidente se refirió a los contactos mantenidos con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, “a quien hemos ofrecido todo nuestra voluntad de colaborar para contener la pandemia en al menos tres ocasiones, y nos ha contestado siempre con educación, pero sin asumir compromisos con los veterinarios”. También lamentó la ausencia de la profesión veterinaria de la mesa de la reconstrucción, “aunque a instancias del PP presentamos un informe sobre el nuevo modelo de salud pública”.

Asimismo, se refirió a los encuentros mantenidos con Sergio García Torres, director general de los Derechos de los Animales, para realizar aportaciones en la redacción de la Ley de Bienestar Animal, y con Valentín Almansa, director general de Sanidad de la Producción Agraria, con el fin de seguir avanzando en la figura del veterinario de explotación. Las reuniones con los consejos de profesiones sanitarias y la lucha contra el intrusismo derivado de la fisioterapia equina fueron temas también comentados.

Dar a conocer el trabajo de los veterinarios

El éxito de los cinco seminarios web programados por la OCV en los últimos meses –alguno con más de 800 inscritos-, la puesta en marcha del nuevo portal de formación y el reforzamiento de la comunicación a partir de la presencia en redes sociales, junto a la edición de videos e infografías “para dar a conocer nuestro trabajo a la sociedad y a los políticos”, fueron otros aspectos desglosados por el presidente, quien también recordó el protocolo de detección del SARS-CoV-2 en animales de compañía y la publicación de la guía de bienestar animal en caballos de coches de servicio público.

Por último, Calvo reiteró que en esta “época de cambios, avances médicos y perturbaciones económicas que van a redefinir el mundo, los veterinarios debemos afrontar los nuevos retos con nuestros valores de siempre: esfuerzo, honradez, profesionalidad y lealtad, una responsabilidad con nuestra profesión, con nuestro país y con el mundo”.

Con anterioridad, al inicio de la asamblea, se guardó un minuto de silencio en memoria de las miles de víctimas de la pandemia, con un recuerdo especial a los veterinarios fallecidos en este semestre: Paulino Díez, Manuel Sarasa, Miguel Cordero, Julio López Gimón, Miguel Díaz Yubero, Miguel Ángel Ruiz Ortega y Jesús Deiros, este último como consecuencia del golpe propinado por una vaca durante un saneamiento.

 

 

La asamblea general de presidentes de la Organización Colegial Veterinaria-OCV, celebrada ayer tarde por videoconferencia, aprobó la liquidación del presupuesto de 2019 por 36 votos a favor, uno en contra y seis abstenciones, y un nuevo reglamento interno para regular la concesión de ayudas y subvenciones de la OCV a colegios provinciales, consejos autonómicos, academias y facultades en actividades que fomenten el desarrollo de la profesión, con el fin de fijar unos criterios objetivos.

El consejero de asuntos económicos, Héctor Palatsi, presentó los datos de la liquidación del presupuesto de 2019, previamente examinados por un auditor de la empresa Gesaudit S.A. sin manifestar reserva alguna. “Los gastos se ajustan a lo presupuestado, los ingresos son constantes y no existe deuda neta”, indicó Palatsi, quien señaló tres hechos destacados: la constitución de la nueva junta ejecutiva permanente, la reestructuración de recursos humanos en personal de administración y la reforma de las oficinas de la planta quinta de la sede, para optimizar espacios.

Respecto a esta obra, explicó que era “necesaria para cambiar unas instalaciones obsoletas y vestir a la profesión”, al igual que prescindir de dos personas de administración para contar con un nuevo gerente en la organización, “un punto también sensible pero fundamental para modernizar la estructura administrativa de la OCV”.

Los ingresos en 2019 ascendieron a 3.798.581 euros, un 1,76% más de lo presupuestado, procedentes de cuotas (3.299.615 euros), venta de impresos (224.859 euros), subvenciones recibidas, ingresos financieros y los derivados de programas específicos, como cursos, receta electrónica y sistemas de cualificación. En este sentido, Palatsi explicó que durante 2019 fueron impartidos un total de 32 cursos con 3.836 alumnos asistentes.

Capítulo de gastos

En lo concerniente a los gastos, con un total de 3.645.195 euros, el capítulo de personal supuso 813.110 euros –más elevado que otros ejercicios a causa de la reestructuración administrativa-, a los que hay que añadir 862.000 euros en prestaciones sociales, como seguros, pensiones de orfandad y subvención de cuota a colegiados desempleados. El resto corresponden a servicios exteriores; programas específicos, ya sean temporales o permanentes; tributos y una partida para órganos de dirección entre dietas, gastos y gestiones de la junta ejecutiva permanente.

LA MEMORIA ECONÓMICA DE 2019 PUEDE CONSULTARSE AQUÍ

Existe además un epígrafe de ayudas económicas a entidades, que suma 205.000 euros, para el que la asamblea general ha acordado una nueva regulación a partir de un reglamento aprobado ayer, con 37 votos a favor y dos abstenciones. De esta manera, según ha afirmado la consejera Carmen López Burillo, se pretende establecer “criterios objetivos a la hora de conceder ayudas a colegios, consejos, academias, facultades o congresos en acciones en las que se fomente el desarrollo de la veterinaria, y al mismo tiempo se nos vea, evitando la imagen distante del Consejo General”.

En su informe de actividades del semestre, el presidente de la OCV, Luis Alberto Calvo, destacó la gravedad de la situación generada por el SARS-CoV-2, “una insidiosa zoonosis que ha trastocado todo en la sociedad y ha generado una situación inédita de incertidumbre”. Así, se han suspendido eventos como el encuentro hispano-marroquí de Córdoba, la jornada de sanidad animal de León o el congreso mundial taurino previsto para noviembre en Castellón.

 

Grupo de expertos

Calvo señaló que la plantilla de la OCV retorna gradualmente y con todas las medidas de bioseguridad al trabajo en la sede, ya se han registrados varios casos entre sus trabajadores, y resaltó la importancia de haber constituido en abril un grupo de expertos sobre la enfermedad y su relación con los animales domésticos, formado por cinco catedráticos, bajo el enfoque One Health.

Dentro de la relación con las administraciones públicas en estos momentos tan delicados, “en una crisis de muy difícil manejo”, el presidente se refirió a los contactos mantenidos con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, “a quien hemos ofrecido todo nuestra voluntad de colaborar para contener la pandemia en al menos tres ocasiones, y nos ha contestado siempre con educación, pero sin asumir compromisos con los veterinarios”. También lamentó la ausencia de la profesión veterinaria de la mesa de la reconstrucción, “aunque a instancias del PP presentamos un informe sobre el nuevo modelo de salud pública”.

Asimismo, se refirió a los encuentros mantenidos con Sergio García Torres, director general de los Derechos de los Animales, para realizar aportaciones en la redacción de la Ley de Bienestar Animal, y con Valentín Almansa, director general de Sanidad de la Producción Agraria, con el fin de seguir avanzando en la figura del veterinario de explotación. Las reuniones con los consejos de profesiones sanitarias y la lucha contra el intrusismo derivado de la fisioterapia equina fueron temas también comentados.

Dar a conocer el trabajo de los veterinarios

El éxito de los cinco seminarios web programados por la OCV en los últimos meses –alguno con más de 800 inscritos-, la puesta en marcha del nuevo portal de formación y el reforzamiento de la comunicación a partir de la presencia en redes sociales, junto a la edición de videos e infografías “para dar a conocer nuestro trabajo a la sociedad y a los políticos”, fueron otros aspectos desglosados por el presidente, quien también recordó el protocolo de detección del SARS-CoV-2 en animales de compañía y la publicación de la guía de bienestar animal en caballos de coches de servicio público.

Por último, Calvo reiteró que en esta “época de cambios, avances médicos y perturbaciones económicas que van a redefinir el mundo, los veterinarios debemos afrontar los nuevos retos con nuestros valores de siempre: esfuerzo, honradez, profesionalidad y lealtad, una responsabilidad con nuestra profesión, con nuestro país y con el mundo”.

Con anterioridad, al inicio de la asamblea, se guardó un minuto de silencio en memoria de las miles de víctimas de la pandemia, con un recuerdo especial a los veterinarios fallecidos en este semestre: Paulino Díez, Manuel Sarasa, Miguel Cordero, Julio López Gimón, Miguel Díaz Yubero, Miguel Ángel Ruiz Ortega y Jesús Deiros, este último como consecuencia del golpe propinado por una vaca durante un saneamiento.

Noticia
Contenido principal 2 columnas foto